Pequeño gato manchado, un encuentro en San Gerardo

Saludos Raza Verde, en diciembre tuve la oportunidad de visitar San Gerardo de Dota una noche, una visita rápida que dejaría una buena sorpresa. San Gerardo es un sitio reconocido nacional e internacionalmente por las subidas quiebra frenos en guindos terroríficos y los quetzales, más en general por la pajareada.  Los que conocen, posiblemente nunca han asociado San Gerardo con, “mira en San Gerardo la caminata nocturna es buenísima, está lleno de bichos,  riquísimo caminar, a menos cero, con lluvia de noche”. Admitámoslo, solo un fiebre sale a caminar en este sitio lloviendo y de noche…

AJM_0244ed

El paisaje típico de la zona de los Santos, hermosos bosques de altura cortados y fragmentados por tierras con pasto y algunas areas con construcciones. La neblina siempre presente

Fortuitamente este fiebre lo hizo porque pego con suerte! Eran casi las ocho, cuando tome 3 focos y la cámara, me amarre los zapatos y me monté un impermeable. Manejé hasta el sitio, camine por casi 3 horas con muy poca suerte, solo pegue un mapache gordo y acurrucado que ante semejante sensación térmica ni saco la nariz de entre la cola.

Está bien, no la encontré – me dije ya rendido sin encontrar la preciada culebra que buscaba, una lora. Así que regresé por donde vine, un pequeño sendero pegado al río Savegre. Cruce el puente, sentí el río y me lamenté un poco porque después de 3 horas, no había visto mucho. Vi un sendero más cortito que se desviaba a la izquierda, un atajo para llegar a la calle, algo me dijo que me fuera por ahí. Irónicamente, a 10 metros de la calle pública en la zona más transitada, vi con mi foco un par de gemas brillantes en la noche, dos ojos que se reflejaban y me apuntaban, algo me estaba vigilando cuidadosamente. Rápidamente, el destello que reflejaba la luz de mi foco, salió corriendo entre el sotobosque y los arbustos.

DSC_7604

Sin ninguna modificación les presento la primera foto que tomé, la documental un “Lo vi” – no era un perro!

Un perro pensé – o… no?

Tal vez no, tal vez no sea un perro. – pero con esta noche sin bichos que voy a tener suerte– me dije- ya estoy en la pura calle.

De todos modos nunca pego mamíferos raros, definitivamente será un perro, estoy seguro, el zaguate peludo de la finca de la par que vi cuando venía – o… no? Tal vez no sea un perro…

Ahí fue donde decidí darle la vuelta. Él tomó por detrás de una roca, yo la agarre por el otro lado.  Era un tigrillo (Leopardus tigrinus), me le acerque suave, muy lento. En mi cabeza este bicho, un gato arbóreo, saldría corriendo inmediatamente. Después de todos era un gato, todos los gatos son tímidos por supuesto. Este no. Por dicha. La foto no es la mejor, pero aquí se las dejo, un valiosísimo registró.

DSC_7609ed

Quién habrá visto a quien primero?

Leopardus pardalis: el más montano de los 6 felinos ticos, con una distribución limitada a las zonas altas (entre los 1500 y 3200 msnm), este gato es muy poco estudiado. Pesa entre 1 y 2,8 kilogramos y es un poco más grande que un gato casero. El dorso, de pálido a café oscuro casi leonado, manchas pequeñas que en ocasiones forman óvalos estrechos o rayas. Vientre, blanco. Costa Rica es el punto más al Norte de su distribución, o sea, no lo encontraran en Nicaragua o más allá. Su distribución en Costa Rica y Panamá calza con la de los bosques de roble y le gustan los sitios con cobertura densa. Como dato curioso, la densidad de la población, cuantos hay por unidad de área, es afectada por la presencia de ocelotes. A más densidad de ocelotes, menor densidad de tigrillos, esto posiblemente por competencia/depredación. Su población se está reduciendo y es una especie Vulnerable a la extinción (IUCN), décadas atrás el tigrillo o caucel, fue explotado masivamente para el comercio de pieles, como consecuencia de la caída del comercio de ocelotes. Sus mayores amenazas actuales, las carreteras, la desaparición de los bosques y la muerte por venganza (cuando se comen los pollos de una casa)

DSC_7620ed

Esta es una de las 5 fotos que tomé. No más, porque los observadores de fauna debemos ser responsables con los animales nocturnos cuyas sensibles pupilas se recienten con el flash.

Nota: es dificilísimo diferenciar entre L. tigrinus y L. wiedii, por lo menos para mí. Acepto diferencias en criterio de identificación. Un amigo biólogo se inclinó por wiedii, yo por tigrinus.

Les recomiendo que se den una vuelta por San Gerardo en búsqueda de un gatito.

Hasta la próxima aventura Raza Verde!

Les dejo una foto de feria.

DSC_2216ed2

Una de las especialidades de San Gerardo, les dejo una madre cuidando a sus huevitos

Anuncios

2 comentarios en “Pequeño gato manchado, un encuentro en San Gerardo

  1. Buenas quiciera hacer una caminata nocturna en san gerardo, la idea es ir como es un mes, pero no conozco muy bien la zona y la verdad me gustaría saber en que senderos me puedo meter y por donde, sin tener problemas con nadie.

    Me gusta

    1. Hola Fredik,

      Gracias por preguntar. La verdad yo estoy lejos de ser un experto, depende del presupuesto que tengas puedes buscar un hotel con senderos en San Gerardo o en los alrededores. Eso puede ser adecuado. Sino cuando llegas a San Gerardo a la parte más baja junto al río y hay un sendero público, donde muchos van a pescar. Ese fue el sendero que yo recorrí para esta caminata nocturna. También es bueno durante el día para ver aves. Espero que esto te haya servido. Te esperamos de nuevo en el blog.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s